Pocos títulos, pero cuidados

¿Necesita el mundo otro blog de cine? Pues seguramente no. Pero aquí está de todas formas. Bienvenidos a los que quieran quedarse. Lo principal que se debe saber es que este blog incluirá pocos títulos, pero tratados con espacio y cuidado (hasta donde llegan las luces de quien escribe), y que cada entrada consta de (1) presentación (sin spoilers) de cada título, para quien quiera pensarse si verlo o no, o recordar cuál era, (2) carátula, y (3) comentario/discusión de cierta extensión (con spoilers y sin avisar), para leer después de verlo.

Se buscan y aceptan colaboradores. Más información pulsando en 'Más sobre este blog', abajo a la derecha.

jueves, 5 de mayo de 2011

Televicio 1x08 Estrenos USA marzo-abril 2011

Bar Karma (estreno 11 de febrero)
http://current.com/shows/bar-karma/
“La primera serie de televisión desarrollada por una comunidad de internet”. Lo cual significa que hay un blog abierto donde la gente pone sus ideas, y alguna de ellas de vez en cuando se usa para alguno de los episodios. El Bar Karma del título es una especie de pub fuera del tiempo y del espacio donde el incauto cliente que entra en él tiene la oportunidad de cambiar el curso de su vida viendo lo que puede ocurrir a partir de una decisión importante. Es una idea más interesante de lo que ha resultado la ejecución.

Breakout kings (6 de marzo)
Los “reyes de las fugas” son unos presos que ayudan a capturar a otros presos que se fugan, a cambio de reducciones de pena. Si durante la captura del fugado B, alguno de los fugados A intenta fugarse a su vez aprovechando las circunstancias, le doblan la pena. Fácil de explicar y fácil de ver los problemas. Los presos cazapresos son básicamente la bolli pseudodura, el negrata callejero y el cerebrito odioso. Cada semana tienen que apañarse para que se fugue alguien de manera ingeniosa, reúnan al grupo, averigüen dónde está o va a estar el escapado, cuidando de que todos contribuyan su granito de arena, pillen al fugado, y nos vayan contando algo del pasado de toda esta gente y de los dos polis que los dirigen. Si a alguien le quedó mono de ‘Prison break’, le puede valer. Sobre todo porque en el tercer episodio el fugado de la semana es uno de los protagonistas más recordados de dicha serie.

Mildred Pierce (27 de marzo)
Miniserie de cinco episodios de la HBO que adapta la novela del mismo nombre, escrita en 1941. Ya hubo una versión para el cine en 1945 con Joan Crawford. Esta vez la protagonista es Kate Winslet. Y es que esto no es TV, esto es HBO. Es la historia de una ama de casa en los años 30 cuyo marido la abandona en plena recesión económica, y que tiene que salir de la cocina (de su casa) para empezar a ganarse la vida por sí misma, mientras cuida de dos crías, una de las cuales es una snob insufrible. A veces se pone un tanto melodramática, pero está muy bien ambientada e interpretada, con un ritmo bastante lento, o mejor dicho pausado, que no tiene por qué ser aburrido si se sabe a qué se viene.

Body of proof (29 de marzo)
La serie que se ha hecho famosa por haberse estrenado antes en al menos seis países fuera de Estados Unidos (incluyendo España) que dentro. Iba a haberse estrenado en octubre de 2010, pero los fracasos de otras dos series de la misma cadena (‘My generation’ y ‘The whole truth’) hicieron que se la cambiara a la primavera siguiente. Rápidamente explicada: alguien ha matado a alguien y la que encuentra al asesino es la “medical examiner” (vulgo forense, por seguir con las referencias a Gila: “ni era médico ni ná, pero tenía un Ford, y le llamábamos el forense”). Tiene las mismas ventajas e inconvenientes que montones de series sobre asesinatos. Se ve fácil y rápidamente, y todo ha de quedar resuelto brillantemente en 42 minutos, durante los cuales hay que presentar a un número apreciable de personajes que puedan ser el asesino: el marido, el jefe, la ex novia, el portero de casa, el cuñao, etc, a quienes se atrapa porque hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad y como se te ocurra rascarte una oreja diez minutos antes del crimen, estás perdido. La actriz principal, Dana Delany, lo hace muy bien (a pesar de jamás apearse de los taconazos) y lo demás es rápido y olvidable cual hamburguesa. Lo cual no tiene por qué ser malo.

Camelot (1 de abril)
Ya avanzamos algo en el capítulo anterior de esta columna, y me reafirmo en lo dicho: Recomiendo acercarse a ella con expectativas un tanto disminuidas. Ni es 'Excalibur' ni 'Spartacus' ni 'Roma' ni 'Juego de tronos', desde luego. Quizá se parezca un poco más a 'Los pilares de la Tierra': correcta y desaprovechando actores. Joseph Fiennes como Merlin tiene muchas posibilidades de resultar extremadamente cargante (aunque el guión con respecto a él es bastante interesante, convirtiéndolo en un manipulador y mentiroso sin complejos), y el Arturo adolescente de anuncio de champú va a tener que mejorar bastante rápido (y preguntar si el otro es mejor que tú en la cama no ayuda). Eva Green, por otra parte, está espectacular de Morgana, y no solamente por lo guapa. Un problema que está teniendo la serie es con el uso de la magia, que intenta ser arcano y temible y resulta más bien ridículo hasta ahora, lleno de monjas, círculos satánicos y caras intensas. Ahí podrían aprenden de Tolkien y Martin, por ejemplo.

CHAOS (1 de abril)
Comedia dramática o drama cómico sobre espías que no es ni chicha ni limoná. Ha durado tres episodios antes de ser puesta “on hiatus” (en pausa vacacional), lo cual significa que será cancelada pronto, quizá emitiendo lo que ya se haya rodado. Y es que lo de meterse en Sudán, Corea del Norte o repúblicas ex soviéticas inventadas (Transnistria) con un rifle y una furgoneta robada ya no cuela. Y mucho menos salir de allí con la misión cumplida y el peinado intacto, mientras da tiempo a chistecillos malos. Hasta Bond ha cambiado el tono.

The Borgias (3 de abril)
Gustará si gustó ‘The Tudors’. No es bueno recurrir a este tipo de frases, pero en este caso funciona. Seguro que llegará al mismo público que vio la otra y decepcionará a los mismos. Misma cadena, mismo gasto en ropajes, mismo diseño de escena suntuoso y menos exactitud histórica todavía. Jeremy Irons está indiscutible es su papel y los demás está aún por decidir. Para quien no le suene, trata de la famosa familia de origen español (perdón, valenciano) que durante los siglos XV y XVI anduvo en intrigas de papas, duques, bodas, clérigos, escándalos, muertes y conspiraciones. Ya se ha renovado por otra temporada.

The Kennedys (3 de abril)
Miniserie que ha estado rodeada de cierta polémica en Estados Unidos. Encargada por el History Channel (ahora sólo History), la rechazaron porque no quedaba lo suficientemente histórica (¿qué esperaban de un producto de ficción?, pregunto yo), pero al parecer es que varios miembros de la familia Kennedy (entre ellos Maria Shriver, la esposa de Arnold Schwarzenegger) han estado presionando para impedir su emisión. Así, cadena tras cadena pasó de comprar los derechos hasta que un canal casi desconocido, Reelz, fundado hace menos de cinco años, se atrevió con ella, y la han emitido en tiempo récord: los ocho capítulos en seis semanas. La serie en sí es poquita cosa, aunque supongo que tiene lo suficiente para que una familia conocida, con dinero e influencias se ponga a protestar porque Bobby no era así o se dé por auténtico que Jack estaba liado con Marilyn. Lo mejor es Tom Wilkinson como el patriarca de la saga, John Patrick, que demuestra que quien llega alto es porque a alguien ha debido pisar para encumbrarse. Muchos se han metido con Katie Holmes por una muy sosa Jacqueline, pero no estorba gran cosa. La sorpresa son quizá los hermanos Bobby y JFK, donde el primero aparece firme y decidido, casi mandando tras el trono, y el segundo un tanto calzonazos, a remolque de todo y de todos. Greg Kinnear, así y todo, consigue parecerse físicamente un montón a JFK.

The killing (3 de abril)
Lo más sobrevalorado de los últimos tiempos, aunque no deja de recomendarse que se vea. Basada en una serie danesa, trata de una adolescente muerta y de cómo vamos a tardar trece episodios en averiguar quién fue el asesino. Por ahora va estando bien a secas, pero mucha gente está vendiendo demasiado humo sobre ella, quizá porque es de la cadena AMC, emisora de ‘Mad men’, ‘Breaking bad’, ‘The walking dead’ y ‘Rubicon’ hasta ahora. Algunas razones para alargar el caso están bien hiladas, pero otras, como la fiesta de disfraces, tienen clara pinta de trampa para poder cambiar de sospechoso, desestimar pruebas y dar giros de tuerca cuando se quiera. La trama política tampoco acaba de quedar muy convincente. A cambio, la atmósfera lluviosa de Seattle y su tono urbano en crisis le dan un aire un tanto lúgubre y serioso que tiene su punto a ratos. Aunque mire usted, por muy acostumbrada que esté la gente a la lluvia, quedarse hablando mientras te jarrea encima en vez de meterte en el coche es un poco de idiotas. Queda muy melancólico, muy norteño, muy post-industrial, muy fin-de-siglo y muy rollo ‘Seven’, pero la gente no es tan boba.

Breaking in (6 de abril)
Telecomedia sobre una empresa que se dedica a entrar en lugares vigilados para demostrar sus fallos de seguridad. Para esto se ha quedado Christian Slater ya, una de las estrellas que nunca fue del mundo del cine. Como el tema es muy repetitivo, la serie en realidad va de cómo el nuevo quiere ligarse a la niña mona del lugar, a pesar de que ésta tiene novio. Ni buena ni mala, sino todo lo contrario.

Workaholics (6 de abril)
Telecomedia sobre un trío de oficinistas que nunca parecen trabajar y que están más interesados en fumar maría y evitar a los jefes que en el curro. No, no miréis alrededor, no salís vosotros. No es de tono amable y familiar precisamente, aunque si el trazo grueso es siempre humorístico eso debe decidirlo cada espectador. También depende mucho de si uno encuentra graciosos los abrigos de piel de oso, por ejemplo. Algunas de sus ideas parece que tenían más gracia sobre el papel (y probablemente en medio del humo) que una vez rodadas.

Happy endings (13 de abril)
Otra telecomedia más basada en tres tipos y tres tipas de entre 28 y 32 años. Dos son pareja (negro y blanca), dos acaban de dejarlo (ella es Elisha ‘Hija de Jack Bauer en 24’ Cuthbert), uno es gay y la otra es la que queda. Se ven unos en casa de otros, que son demasiado grandes para suponerse que son curritos de medio pelo, intercambian chistes y ligues, a veces aparecen padres y hermanos a incordiar, etc, y todo transcurre plácidamente a la manera de múltiples clones de ‘Friends’, aunque sin risas enlatadas, que es lo que se lleva ahora. A ratos apuesta por soltar las gracietas muy rápido unas tras otras, antes de que la gente pueda decidir si es para reírse o no. Se deja ver.

The Paul Reiser show (14 de abril)
Paul Reiser es un humorista cotizado en Estados Unidos, lo cual sorprenderá a quien lo recuerde mayormente como Carter Burke, el capullo burócrata de ‘Aliens’, un papel que no tiene nada que ver con el resto de su carrera como “stand-up comedian” (lo que en España se llama ahora monologuista). La inspiración de esta serie es claramente ‘Curb your enthusiasm’ (en España ‘Larry David’), donde el protagonista interpreta a una versión telecómica de sí mismo. Es más, tanto es así que Larry David aparece invitado en el primer episodio. Sin embargo, mientras en ‘Curb’ había mucha más improvisación a partir de una situación base, lo cual era lo que la ha distinguido siempre de las demás, en este caso todo parece más estrictamente guionizado. También podríamos vincularla a ‘Seinfeld’, el famoso “show about nothing” donde el prota simplemente reacciona a las situaciones más o menos raras que la cotidianeidad le arroja encima. No habrá tiempo para saber más, ya que ha sido cancelada tras sólo dos episodios, batiendo récords negativos de audiencia en la NBC.

Y por último, lo que todos estabais esperando:



Game of thrones (17 de abril)
La estupenda adaptación de la saga ‘Canción de hielo y fuego’, de George RR Martin, que se enfrenta al mayor reto de su carrera: convencer a los no creyentes de que una historia de fantasía puede ser tan interesante como los anteriores éxitos de HBO: ‘Los Soprano’, ‘Deadwood’, ‘Roma’, ‘The wire’, ‘True blood’, ‘Treme’, ‘Boardwalk empire’, ‘A dos metros bajo tierra’, etc. Y esto es importante, porque sin espectadores que no sean ya fans de los libros será difícil que la serie continúe (aunque ya ha sido renovada por una temporada más). Para quien no sepa de qué trata, es una historia situada en un continente ficticio del tamaño de Sudamérica, dividido en siete reinos, en tiempos de tecnología más o menos medieval. Las luchas de estos reinos y varias familias entre sí por lograr una cuota de poder más o menos grande son lo que mueve a la mayor parte de un gran número de personajes que van desde el actual rey a sus nobles principales, a la ambiciosa familia de la reina, a los hijos del anterior rey, etc. Cualquier comparación con ‘El señor de los anillos’ ha de dejarse aparte, ya que el contenido de esta serie es más explícito en violencia, sexo y vocabulario, sin por eso hacer de lo morboso su centro. Simplemente usa todas esas cosas como realidades cotidianas en un mundo duro y sin concesiones, donde al juego de tronos se gana o se muere. Si la saga de novelas es ambiciosa, la serie no se ha quedado atrás, y aparte de las inevitables quejas de los fans por que falte tal o cual escena del libro o haya tal o cual detalle cambiado, se puede decir ya desde el principio que es una gran serie que debiera calar incluso entre los no aficionados al género.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada